Te queremos!


No hay día que no me acuerde de tí, de tus consejos, de tu mirada llena de felicidad, de tus risas, de tu sabiduría, de tu lucha, de tu fuerza, no pararía, eres tan especial...
De lo mucho que llenaste nuestras vidas y que sigue llena por haberte tenido en ella.
Me han quitado un trozito de mi corazón, te lo has llevado, pero se que donde estes no haces más que cuidar de nosotros/as y enviarnos un poquito de felicidad.
Nada será lo mismo, pero siempre estarás aquí, te quiero y aunque no me lo acabe de creer se que algún día te veré y que volveré a ver esa sonrisa que tanto hecho de menos, te quiere y te hecha de menos.
Tu sobrina.
Patri.