He sobrevivido a los 30 y mi escapada a Berlín

Necesitaba esta escapada como agua de mayo, porque necesitaba una fiesta de 3 días por lo menos. Por las tres décadas que llevo en mi cuerpo, y olé.


A principios de año mi hermana (la de las gafas) me regalo una hucha con forma de globo terráqueo y le hizo una ranura para ir ahorrando, la fui llenando día a día con su ayuda, y cuando llegó el día de coger el vuelo y el avión, fue un buen pico para ahorrarme parte del viaje, ese fue su regalo :)

Gracias a ello he aprendido que puedo utilizar esta nueva técnica de ahorro, puedes conseguir el objetivo que te marques ahorrando poco a poco y casi sin enterarte, por supuesto cuanto más tiempo ahorres mayor será el importe. Pero todo depende de tus ambiciones o por lo que desees ahorrar.



De mi opinión acerca de sobrevivir a los 30, te explicaré que todo sigue igual. Únicamente que algunos de los pensamientos/posibles planes que me abordaban a los 20 se han cumplido y otros no.

He creado una familia muy bonita, vivo con mi novio y mis dos perros Damian y Hugo. No tengo una casa con piscina como soñaba, pero tengo un minipiso lleno de amor y risas, de días de agobio por llegar a final de mes, de nuevas oportunidades, de cenas con amigos, de cuidar a mi sobrino y ser la mujer más feliz del mundo sólo con verle sonreír, de pensar en mejoras para mi marca y hacerla crecer con toda mi ilusión día a día y de tener un espacio en mi casa donde voy creando bolsos que viajan a bonitos lugares que quizás algún día pueda visitar.

Si es verdad, que a final de la veintena es cuando he empezado a despertar y saber realmente lo que quiero, a poner más orden en mi vida y marcarme objetivos a corto y largo plazo. A pasar a la acción y no pensar tanto en el cómo y cuando hacerlo. Nunca es el momento perfecto, siempre hay peros, pero sino arriesgas no ganas! y eso es lo que ando haciendo, aprender e ir mejorando poco a poco.

A los veinte pensaba que a los treinta sería madre de familia, con un trabajo normal y una vida muy normal... y no, en el camino a medida que iba creciendo me he ido dando cuenta que lo que siempre ha estado en mí es emprender, tener algo propio, crear con mis manos, desarrollar mi creatividad.

Tengo días con más motivación y otros de bajón donde me apetece tirar la toalla, pero diseñar, coser... me hace muy feliz, y vuelvo a coger la toalla del suelo y darle vueltas como Leonardo Dantés.


Los treinta dicen que son los nuevos veinte, y estoy de acuerdo. A día de hoy cada uno vive y hace lo que quiere sin tener que dar explicaciones. El rol de familia estructurada que existía antiguamente ya no debemos seguirlo, hemos avanzado y cada uno es libre de hacer lo que quiera con su vida.

Pero bueno, dejémonos de cháchara y voy a explicarte un poquito de mi viaje a Berlín, que si no la has visitado espero que te sirva de gran ayuda.

Volamos con Raynair, mi primera vez con ellos y la verdad, muy similar a otras compañías, ningún problema con la bolsa de mano, fuimos para tres días.

Nos alojamos en Transit Loft, un hotel en la tercera planta de un edificio muy sencillo y con lo imprescindible para una escapada. Se encuentra a tres paradas de Alexander Platz cogiendo el tranvía M4. Si quieres grandes lujos no es tu hotel, pero si lo que necesitas es sólo una cama, wc, y desayuno sencillo es tu sitio! Además pedimos secador en recepción y nos lo facilitaron todo el finde, recepción 24 horas y la mar de majos.

Me dejó alucinada la cantidad de diferentes vías de transporte a las que puedes acceder! Una ciudad muy comunicada, metro, trenes por arriba y por abajo :) tranvía, bus...mejor comunicado imposible.

De los restaurantes en los que comimos te aconsejo estos tres:
- Al dente: un italiano con unas pizzas muy ricas y una atención al cliente de 10.
- Pirates Berlin: con el ambiente de Piratas del Caribe, allí probamos unas salchicas currywurst muy ricas y la calabaza cortada y frita me chifló!


-Las Olas: un restaurante español, donde no tenían ni gazpacho ni salmorejo, pero en el cual la comida estaba muy rica y la atención al cliente también era de 10. Allí probamos nuestra primera Berliner, más flojitas que las cervezas españolas, pero muy apetecibles.


Estos son los sitios donde comer que más nos gustaron.

Y como lugares imprescindibles a visitar te hablaré de:

Plaza París y su hermosa puerta de Brandenburgo


En este magnífico blog podéis aprender más sobre su historia.

Check Point Charlie: + info aquí


Reichstag, sede del Parlamento alemán


No subimos a la cúpula, pero es una buena excusa para volver!

East Side Gallery - 1,3 km del Muro de Berlín que aún se conserva.


Me encantó este señor y como nos indicaba el principio.
Estaba vallado con rejas en su gran parte, posiblemente para limpiarlo o lo más probable por la gente que se dedica a estropearlos pintando encima. Me impactó la cantidad de arte reflejada en él sabiendo la historia que hay detrás. Aquí algunos de mis favoritos. 


Uno de los más famosos, el Bruderkuss de Dmitri Vrúbel en pequeño, aquí su historia.



Estos son algunas partes de diferentes obras:




Y en este listado encontrarás todos los artistas, fue imposible con la cantidad de gente que había ir recopilando de quien era cada obra, aparte de que las rejas me impedían hacer fotos decentes.
Y ya no cuelgo más! Si todavía no has visitado Berlín, es mejor que lo descubras en persona.

Alekxander Platz - torre de la televisión
Esta es una de las zonas céntricas de Berlín, llena de comercios y de gente! Aquí la Torre de la TV - Fernsehturm que era nuestra guía para situarnos.



Catedral de Berlín


Tuvimos el placer de disfrutar de la música y voz de un músico, el cual al ser de noche no pude fijarme en su nombre, pero fue algo mágico escucharle mientras admirábamos la catedral.



Me recordó mucho al Parc de la Ciutdadella de Barcelona en su esencia, pero este está mucho más lleno de gente, pude ver mucho más ambiente, mucha más música, espectáculo, paradas de artesanía, segunda mano, comida... De visita obligada para una chachi crafter o loca de los mercados y parques vamos!

Muchas cosas nos quedaron por ver, como el monumento al Holocausto, pero para la próxima sin falta.

En definitiva, mi visita a Berlín ha sido de fantástica!

También desde aquí quería agradecerle a mi hermana y a mi amiga Marta, estos tres días inolvidables de la celebración de mi 30 cumpleaños! Os quiero nenas! Este viaje no hubiera sido lo mismo sin vosotras :)

DANKE!